Índice Básico de las Ciudades Prósperas Torreón 2016

El CPI (City Prosperity Index) de ONU-Habitat contribuye en la medición y debate de las condiciones que definen y condicionan la prosperidad urbana, como un instrumento de información científica y homologado a nivel mundial.
Por - 27/07/2017 15:44

¿Qué vía tienen que seguir las ciudades para ser más prósperas?

Hoy en día el principal reto que enfrentan alcaldes, empresarios y líderes urbanos interesados en sus ciudades, es el de asegurar un sostenido proceso de mejoramiento de los niveles de bienestar y prosperidad urbana; de atraer inversiones y riqueza, y particularmente de distribuir todos estos beneficios de manera equitativa en toda la población.

En el futuro próximo la competencia entre las ciudades por concentrar el talento humano será más directa y evidente. El cultivo del talento existente y la atracción y retención de nuevos talentos humanos será fundamental para consolidar a las ciudades del siglo XXI. En esta lógica, resultará necesario entender las dimensiones que promueven la prosperidad no solo al interior de una ciudad, sino entre varias ciudades. Las ciudades más prósperas son también las más competitivas; las que atraen más inversiones, talentos y brindan las mejores oportunidades.

Con este informe ONU-Habitat contribuye en la medición y debate de las condiciones que definen y condicionan la prosperidad urbana. Los resultados que aquí se han incluido, son el fundamento para discutir qué políticas públicas será necesario promover sobre la base de un instrumento de medición científica, como es el CPI (City Prosperity Index) o Índice de las Ciudades Prósperas. Con esto se permite un diagnóstico más preciso, además de una comparabilidad homologada a nivel mundial.

ONU-Habitat enfatiza que el camino hacia la prosperidad urbana deberá entenderse como una visión integral y fuertemente interrelacionada entre todas sus dimensiones: no es posible fomentar el desarrollo económico o de infraestructuras sin tomar en cuenta otros aspectos fundamentales como la sostenibilidad o la inclusión social. La mejora de una dimensión urbana implica ineludiblemente un impacto positivo en las otras. Por el contrario, el rezago de una dimensión implicaría una limitante para las demás.

Las recientemente adoptadas Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible y la Nueva Agenda Urbana hacen hincapié en la necesidad de fortalecer la recopilación de datos a fin de informar los progresos en la implementación, y establecer bases de referencia para cada meta. El CPI tiene el potencial de ser un marco global para el monitoreo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Es importante recalcar que el tema urbano tiene una incidencia considerable en la Agenda 2030 por dos vías: una transversal —gran parte del total de los indicadores tienen un componente urbano—, y otra puntual, con el Objetivo 11.

El CPI ofrece la posibilidad de fomentar el enfoque integral en la implementación de la Agenda 2030, y con esto evitar intervenciones sectoriales. Asimismo, a través de la Iniciativa de las Ciudades Prósperas, ONU-Habitat ofrece apoyo a los gobiernos locales y nacionales para establecer mecanismos de monitoreo personalizados, los cuales permitirán sentar las bases para una adecuada implementación de la Nueva Agenda Urbana.

Erik Vittrup Christensen. Representante del Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos. (ONU-Habitat) para México.

Instituto Municipal de Planeación y Competitividad de Torreón

Instituto Municipal de Planeación y Competitividad de Torreón

Órgano técnico responsable de la planeación del desarrollo del municipio de Torreón, Coahuila, México.